AUSTRIA – La crisis del coronavirus; el manejo de capitalista de la crisis a cuesta del Pueblo (El Pueblo)

April 5, 2020

The revolutionary news-paper Periódico El Pueblo (Chile) published a translation, made by "Translators and interpreters at the service of the people", of an excerpt of the article from Austria "Corona-Crisis ”: Capitalist crisis management at the expense of the people. We are happy to publish these translation here as well:

 

 

¿Cuál es la perspectiva en la lucha de la clase trabajadora y el pueblo?


La actual crisis política, la cual está agravando con creces la crisis económica, nos demuestra que la política burguesa sólo puede responder a la epidemia de esta pandemia con medidas en contra los trabajadores y el pueblo, pero esa producción que aún no es necesaria, continua en muchos lugares, por ejemplo, en el transporte público utilizado para el desplazamiento diario, no necesariamente se mantendría ya que hay prohibiciones de huelga y manifestaciones. Es particularmente desagradable pensar que, debido a los conflictos laborales actuales, muchas de esas medidas se hubieran planificado (manifestaciones, huelgas, etc.), especialmente en los sectores sociales y de salud. Los trabajadores de estas industrias no pedían nada más de lo que obviamente necesitan desde hace mucho tiempo: más personal, mejor equipo, aumento de salario y horas laborales más cortas.


Por supuesto, la propagación de la pandemia de coronavirus se ha vuelto más peligrosa y la amenaza para la salud de la gente en general a crecido. Desde la trivialización y minimización del potencial del virus, la política burguesa y los medios han transformado un alarmismo sin precedentes, por ejemplo, el canciller Kurz habla sobre el hecho que actualmente estamos experimentando “la peor crisis de Austria desde la segunda guerra mundial”. Por consiguiente, en conjunto con los medios de comunicación esta política está promocionando al “Equipo Austria”, el que ya no se conocen clases sociales, sólo se conocen “victimas del virus”. Esto oscurece y difumina el hecho de que son los trabajadores y el pueblo los que deben soportar las consecuencias al luchar contra esta pandemia, ellos son los que tiene que enfrentar la carga de esta crisis, mientras que la clase dominante, siendo que también están en riesgo, no pierden sus trabajos, por lo tanto, tampoco sus hogares, no tienen por qué temer por el hecho de no poder pagar el arriendo o no tener a nadie que pueda cuidar de sus hijos. Además, esto no es lo mismo en las clínicas privadas costosas en comparación con los hospitales públicos y en los equipos de salud. ¡El “Equipo Austria” es una ilusión!, en honor a la verdad, existe dos equipos, el “equipo de la clase dominante” y el “equipo de la clase obrera y masas populares”. ¡Estos dos “equipos” representan dos situaciones completamente distintas, tienen intereses y necesidades completamente diferentes considerando las medidas para luchar contra las pandemias! Y el pretender que estas diferencias no existen es un viejo truco que aplican las clases dominantes para controlar de mejor manera al oprimido y de esta manera fingir que están todos juntos y todos alineados. Esto es con la intención de distraer el movimiento de los trabajadores de luchar por sus intereses y preocupaciones incluso en los tiempos de “la crisis del coronavirus”. En estos tiempos todo esto debería parar, ya que, el virus afectará a todos por igual. No debemos caer en esto, pero se debe ser claro: un sistema de salud y, por consiguiente, el control de la epidemia al servicio del pueblo son cosas por las cuales se deben luchar, que no las regalaremos y que por último requiera el derrocamiento del capital.


Es positivo ver como se ha desarrollado la solidaridad espontanea de la población en muchos lugares alrededor del país, esto ha pasado de la misma manera en ciudades grandes como en comunidades rurales pequeñas. Incluso, la clase dominante llama a esto acciones de solidaridad de parte del “Equipo Austria” por razones de propaganda política, la verdad es que no existe tal “Equipo Austria”, porque mientras las empresas reciben millones e incluso militares de apoyo, por ejemplo en la otra cara de la moneda: una mujer adulta mayor, soltera, de Floridsdorf, Viena, que ha trabajado duro toda su vida, depende de la suerte de que hay un departamento de estudiantes en su edificio, los que les hacen las compras. ¡Simplemente, no puede ser así! Y desde el canciller hasta el periodista, la clase dominante y sus propagandistas tienen la osadía de hablar de un “Equipo Austria”, ¡¿a pesar de esta obvia desigualdad?! ¡Millones son engañados! La solidaridad espontanea entre las personas es extremadamente buena y ejemplar, pero no nos debemos dejar engañar porque eso es completamente necesario, ya que, el estado burgués prefiere dar sus recursos a los que ya tienen todo, en lugar, de apoyar y cuidar adecuadamente a aquellos que están más en riesgo al coronavirus: los adultos mayores y los posibles contagiados. Apoyamos explícitamente las acciones de solidaridad espontanea, pero nunca nos cansaremos de resaltar que estas actividades son necesarias porque aquellos que más lo necesitan están en abandono por el estado burgués y sus instituciones. Si ellos mismos, las fuerzas de la clase trabajadora y el pueblo no organizan su solidaridad, ¡Entonces, son abandonados!
Las medidas tomadas por los partidos políticos de la clase dominante intervienen, al mismo tiempo que las leyendas del “Equipo Austria”, especialmente en el tiempo libre y vida privada de los trabajadores y el pueblo, como si fuera la “responsabilidad privada” de todos el observar cómo la pandemia continua. Sin embargo, al mismo tiempo las personas están esperando en vano por medidas como una desinfección generalizada en espacios públicos o los suministros necesarios de higiene y desinfectantes gratis, y mientras, los desinfectantes, productos de higiene y ropa de protección están agotadas en muchos lugares y son escasos en hospitales, hay usuarios privados y especuladores que acaparan esos productos y los venden por internet en cantidades enormes. La política burguesa no se mueve en contra de estas criaturas, que quieren capitalizar en esta inquietante situación de las masas, la cual se va deteriorando como resultado. Al mismo tiempo, todo el parlamento decide mediante medidas en contra, por ejemplo, clubes deportivos pequeños que quieren mantener sesiones de futbol (tomando varias medidas preventivas), a pesar de que aún hay una gran cantidad de gente reuniéndose en espacios pequeños en lugares de trabajo o en el transporte público. ¡Esto es completamente absurdo y demuestra que no son las masas principalmente protegidas, pero por eso, además del capitalismo, pasa por encima de todos los trapos criminales que se benefician con la situación! El movimiento de los trabajadores y del pueblo se debe preparar y equipar, no solamente para defenderse en contra la aumentada explotación de los capitalistas y el desempleo en masa, pero además afirmar exitosamente en contra de tales criminales.


Después de la política burguesa y los medios de comunicación, en la etapa de la expansión del coronavirus, pasó de la trivialización y la minimización al punto de sembrar el pánico y el estado de ánimo de una catástrofe, intervenciones masivas en asambleas, huelgas y otros derechos fundamentales son justificados con referencia al “corona”. La clase dominante va a intentar todo lo posible para poder mantener estas medidas más allá de los que es científicamente necesario para luchar en contra la epidemia y para integrarlos paso a paso en su vida cotidiana. Obviamente ellos intentaran “tomar” todo lo posible de estas medidas, simplemente porque hay restricciones de fundamentos y derechos políticos, que de otro modo no serían ejecutables. Al final de esta “crisis del coronavirus” va a haber una expansión a largo plazo de vigilancia y de control político del estado burgués, el cual se debe dar un golpe hacia atrás y prevenir. Esto significa que el movimiento de los trabajadores y las masas populares van a estar extremadamente atentas, de que estas medidas pronto llegaran a su fin y por ningún modo nos debemos impresionar por las “excepciones” y las “leyes especiales”. ¡Los derechos fundamentales democráticos colectivos no deben por ninguna circunstancia restringirse! La lucha en contra de su restricción adicional además tiene como objetivo expandirlos y profundizarlos. Esto también significa que la lucha para garantizar que todos los que ya tienen que pagar la carga de la crisis ya no estén sujetos a más cargas y se reviertan los deteriores anteriores.

 

¡No traspasar las consecuencias de “la crisis del coronavirus” a la clase obrera y las masas!

¡No a los despidos, suspensiones temporarias y trabajos a corto plazo!

 

¡El derecho de continuar con el pago de los salarios en caso de licencia relacionada con la enfermedad!

 

¡Cualquier caso de tiempo libre continuando con pago de los salarios con propósito de cuidado infantil!

 

¡La suspensión de pagos de renta en caso de despido, terminación y trabajo a corto plazo!

 

¡No a las pérdidas de ingresos en el caso de despidos, suspensiones temporarias y trabajos a corto plazo relacionados con la enfermedad!

 

¡Distribución masiva inmediata de desinfectantes y artículos de higiene por parte de organismos públicos de forma gratuita!

 

¡Por medidas de desinfección a gran escala en espacios públicos!

 

¡No al ejército de los Estados Unidos! ¡No a los miles de millones de dólares de Estados Unidos para los bancos y las corporaciones!

 

¡Ninguna misión en el extranjero por parte de las Fuerzas Armadas austriacas!

 

¡Subvenciones de cero intereses para empresas falsas por cuenta propia y unipersonal!

 

¡No a los miles de millones de turismos!

 

¡Reconocimiento de extra-tolerancia para los semestres y el aplazamiento de exámenes para estudiantes cuyas universidades y escuelas han sido cerradas!

 

¡Aplazamiento de los reembolsos del préstamo y extensión simultánea de las condiciones del préstamo para los individuos particulares!

 

¡Aumento inmediato del personal médico y educativo en las instituciones del sistema público de salud y social!

 

¡Reducción simultánea del tiempo de trabajo a 35 horas con salario completo y compensación del personal!

 

¡No más restricciones a los derechos democráticos básicos!

 

¡Cancelación de las restricciones anteriores tan pronto como sea posible y sin reemplazo!

 

¡Para un sistema de salud al servicio del pueblo!

 

 

[source: elpueblo.cl]

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

NewEpoch Media